25 de Noviembre de 2017
 
Inicio
Historia
Colores del Cenajo
Galería Fotografica
Historia
 

HISTORIA DE LA PRESA
La presa pasó por diferentes vicisitudes desde 1928 hasta su inauguración en 1963. Las inundaciones catastróficas que se producían periódicamente en las vegas del Segura hicieron necesarias la elaboración de un Plan de Defensa contra las Avenidas, en el que quedaba recogida la construcción de este pantano.

En 1.928 se elabora el anteproyecto de la obra que, sin embargo, debido a los acontecimientos políticos acaecidos en el país durante aquellos años (Guerra Civil) debió esperar hasta 1.963 para su definitiva inauguración, a la que asistió Franco (hay una lápida en la presa que lo recuerda), aclamado por 15.000 personas.

Se trata de una presa de gravedad, con capacidad para 472 hectómetros cúbicos y una cuenca receptora de 1.430 Km cuadrados que ocupó en su construcción a de 7.747 obreros (entre ellos gran cantidad de prisioneros políticos). El importe de la obra ascendió a 446.399.090,54 ptas y se utilizaron 500.000 m3 de hormigón.

Para albergar al personal se dotó al embalse de instalaciones complementarias: un poblado obrero, (hoy desaparecido) con capacidad para 2.000 personas, la casa central de la Administración, convertida ahora en el Hotel Cenajo, instalaciones recreativas, cine, cantina, estanco, escuelas, hospital, casa cuartel de la guardia civil y ermita.

 
Construcción de la presa años 1949 y 1953.
 
La eficacia del pantano quedó demostrada en el mes de Enero de 1.958, cuando contuvo una gran avalancha de agua procedente de su cuenca y de las aguas que no pudo retener el pantano de la Fuensanta, situado algunos Km río arriba.

En Julio de 1.994, un gran incendio devoró más de 30.000 ha de bosque en los alrededores del Cenajo, salvándose el valle en el que se encuentra el hotel. Fue uno de los mayores incendios que ha habido en España.
 
Presa del Cenajo. Año 2006.
 

No deje de visitar las dos estatuas que hay en los jardines del edificio principal, y compruebe que se trata de dos alegorías. Una “el dominio de la naturaleza” representada por una estatua que tiene un cántaro desde el que se vierte agua. La otra “los frutos de la naturaleza” en la que se representa a la estatua sosteniendo diversas frutas. También merecen un poco de atención los dos frescos que adornan la pared del restaurante. En uno está recogido con detalle el Hotel Cenajo, la presa y las instalaciones tal y como eran en los años 60. En el otro están representados los 6 embalses de la cuenca hidrográfica del Segura.

Los edificios que componen el complejo son Patrimonio del Estado, adscritos a la Confederación Hidrográfica del Segura, que los tiene cedidos a la Comunidad Autónoma de Murcia que adjudica la explotación del hotel en concurso público. Los jardines y bosques de los alrededores no forman parte de esta concesión y su limpieza no es de su responsabilidad, por lo que se ruega a todos los visitantes que cuiden el entorno.

NODO de la construcción de la presa en: http://video.google.es/videoplay?docid=7960432165274048325&hl=es


APUNTES CULTURALES
Los alrededores del Cenajo han estado habitados desde la prehistoria debido a la presencia del agua y la caza, habiendo quedado numerosos vestigios que abarcan un amplio abanico de épocas.

La existencia, solo en el término municipal de Moratalla, de más de 150 lugares con presencia de pinturas rupestres avalan la existencia de dichos pobladores en épocas del neolítico, pero también son muy importantes la presencia de otro estilo de arte rupestre, menos común, como son los PETROGLIFOS DEL CENAJO, que datan de la Edad del Bronce (la ubicación de estos petroglifos se mantiene en secreto para su protección).

 
Petroglifos y pinturas rupestres.
 

En el verano del 2007 se tiene previsto inaugurar en Moratalla un Centro de Interpretación del Arte Rupestre.

Como ejemplo de asentamiento por el que han pasado diversas culturas hay que destacar el yacimiento de El Tolmo de Minateda, (a 33 km del Cenajo, junto a Hellín). Estuvo ocupado entre la Edad del Bronce ( hacia 1500 aC) y la época islámica ( siglo X dC). La ciudad llevó el nombre de llunum en la época romana y de Eio o Elo en la visigoda, en tanto que los árabes la conocieron como Madînat Yyih. En la entrada se puede observar el camino de acceso antiguo, un ramal de la vía que desde Cartagena llevaba a Alcalá de Henares primero y a Toledo después, con entalladuras ocasionadas por el tránsito de carros con llantas de hierro y largas muescas perpendiculares para facilitar el paso de personas y caballerías. El acceso está protegido por un impresionante conjunto de fortalezas que responden a momentos y a técnicas constructivas muy diversas.

Los Templarios tuvieron en Murcia su último reducto tras su masiva detención por herejía en el resto de Europa (año 1307), como atestiguan sus castillos de Caravaca de la Cruz, Bullas y Cehegín.

 
Hornos de azufre cerca del Hotel y vista nocturna del Castillo de Moratalla.
 

En el siglo XIX hubo importantes explotaciones mineras de azufre y carbón en los alrededores del Cenajo, que se mantuvieron abiertas hasta principios del siglo XX. Los hornos de fundición se conservan en buen estado en la orilla izquierda del río, así como multitud de casas “trogloditas” (escavadas en la roca)

A escasos 2 km del Hotel también se conserva una pequeña piscina de aguas termales, junto a la que había una casa de reposo en la que se trataban a leprosos. Aunque todavía mana una importante cantidad de agua, un pequeño seísmo hizo que bajase su temperatura a principios del siglo XX, quedando abandonada.

 
 
Diseño Web
ARTEMATICO
EMBALSE DEL CENAJO. 30440 MORATALLA. MURCIA.